La Seseña Navarra

portada

Cuando el Gobierno de Navarra paralizó el Plan General Municipal del Valle de Egüés, en Octubre del 2011, finalizaba la primera batalla que desde la Plataforma Salvemos Eguesibar Zain Dezagun se llevaba a cabo contra este macroproyecto urbanístico.

Las alegaciones presentadas por la Plataforma fueron escuchadas y respaldadas por el defensor del pueblo y, posteriormente, refrendadas por el Gobierno de Navarra, devolviendo el Plan al Consistorio con el fin de que lo redactara y publicara de nuevo.

Básicamente eran dos las cuestiones a dirimir: por un lado, el no respeto de la Ley Foral de Ordenación del Territorio y Urbanismo y, por otra parte, su errónea tramitación pública.

La plataforma, en uno de sus puntos de discusión, alegó que la construcción de 21.435 nuevas viviendas en el valle no encontraba ningún tipo de justificación, unido a la no intervención del Consejo Navarro de Medio Ambiente hicieron que el  Plan volviese a casa.

En este contexto, el Consistorio ha presentado, en las últimas fechas, las modificaciones pertinentes  instadas por el Gobierno de Navarra y realizando las variaciones en los tiempos de  construcción de las viviendas, alargando su construcción hasta el año 2023.

Uno de los puntos fundamentales reside en la necesidad y futura demanda de estas viviendas. ¿Son necesarias estas 21,435 viviendas?, ¿eran necesarias 60.000 viviendas en Seseña como ejemplo paradigmático de lo ocurrido con la burbuja inmobiliaria?.

La crisis ha evidenciado que el modelo de desarrollo urbanístico llevado en el Estado, en estas dos últimas décadas, ha servido para lo que ha servido, para resquebrajar una sociedad que no ha sabido o podido frenar esta locura constructiva.

Han pasado los años de crecimiento poblacional motivado por la llegada masiva de inmigrantes para trabajar en la construcción. Lo que va a ocurrir a partir de ahora va a ser un estancamiento si no decrecimiento en los ratios poblacionales que tenemos en relación a las migraciones. Si hablamos de incrementos motivados por la natalidad, estaríamos hablando de ciencia ficción. Egüés, en este contexto, se ha colocado entre los 10 municipios que más han crecido en ratios poblacionales hasta el 2011. Pero este” boom”, ya cubierto por el parque de viviendas existentes, ha finalizado. No se prevé ningún incremento de población como el de estos últimos años.

Documento1Pero  ¿son necesarias estas 21.000 viviendas en Egüés, cuatro veces las viviendas que se han construido en Sarriguren?  Mucho tendrían que cambiar las cosas pero si tenemos en cuenta que la media de personas que habitan una vivienda en esta primera fase de entrada estaría caracterizada fundamentalmente por una pareja joven, estaríamos hablando de un movimiento interno de población de unas 42.000 personas (dos por vivienda), un 12,24 % de la población de la comarca de Pamplona (343.036 habitantes en total) o, cogiendo otros datos, una de cada dos personas de las 85.300 que han llegado a Navarra en estos 10 últimos años, en pleno “boom “económico, debieran entrar a vivir en nuestro municipio.

Seamos realistas, no se va a dar esta situación porque pocas veces más tendremos unas condiciones de crédito y de trabajo como para que este incremento de las viviendas pueda ser absorbido por los posibles demandantes de vivienda. En Sarriguren, hay viviendas vacías. Hoy en día, es relativamente fácil acceder a una vivienda protegida (si te dan crédito). En pleno proceso de desarrollo del Plan era complicado conseguir una vivienda. Las listas de espera eran interminables pero la generación del “baby boom”, sus protagonistas, ya tienen vivienda. Que se pueden separar estas parejas, pues sí, pero ¿de qué porcentaje de separaciones estamos hablando?.  Y además, para el que tiene que irse, y en las condiciones en las que nadará el mercado de trabajo, comprar una vivienda no le será nada fácil. En Navarra, existe un parque de viviendas vacías que supone el 15,2 % del total de las viviendas disponibles…y así un largo ramillete de ideas a repensar aunque si terminamos con que el 6,2 % dela población de Navarra tendría que residir en Egüés entonces estaríamos hablando del proyecto estrella del crecimiento urbanístico de Navarra, eso sí, años después de que se produjese ese crecimiento.

Es difícil contextualizar este Plan que comenzó a gestarse en pleno “boom” inmobiliario, en donde construir era sinónimo de crecimiento, en un futuro a 10 años vista. Han pasado aquellos años de crecimiento pero todavía, en algunos casos, no se es consciente de que planes de este tipo lo único que pueden conseguir es, si no existen evidencias que lo avalen, que Egüés se convierta en la hermana menor de Seseña.
Ricardo Barquín

4 comentarios en La Seseña Navarra

  1. No se quieren dar cuenta de que los pelotazos ya han dejado demasiada riqueza y miseria a la vez. Solo hay un argumento para seguir adelante con esto y no lo pueden confesar públicamente. Aprobando el Plan, en el futuro, estos terrenos tendrán mucho más valor y esto conviene a quienes los compraron para especular.
    Aunque es una lucha desigual seguiremos porque tenemos razón.
    Gracias por informar sobre este tema.

  2. Siguen con el despropósito, y no se les cae la cara de vergüenza. A éstos tipos hay que pararlos, primero, y desenmascararlos, después. Hay mucho que investigar por aquí.

  3. Si el el 3 de Enero, como la anterior vez, “buenas fechas” elegidas para el Pleno. Nos va a pillar a todos entre cogorza y cogorza.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. La seseña Navarra

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies