6 hábitos de vida saludable que deberías estar siguiendo

Existen pautas que nos enseñan de pequeños, pero que a medida que pasa el tiempo terminamos por abandonar. Con el perjuicio que supone para nosotros.

Cuando somos pequeños, nos quejamos de que nuestros padres insisten en que realicemos una serie de acciones relacionadas con nuestra salud. Por ejemplo, ponernos verdura para comer, cepillarse los dientes o abrigarnos. Cuando nos hacemos mayores y tenemos hijos, nos damos cuenta de que estas acciones eran para nuestro bien y hacemos lo mismo que ellos. Aunque para ese tiempo, muchos de nosotros hemos perdido una gran parte de esas buenas costumbres.

Hemos querido hacer una pequeña lista en la que aparecen 6 pautas que no solo debes estar inculcando en tus hijos. También tienes que seguirlas tú. Además, predicar con el ejemplo tiene mejores resultados.

1.- El desayuno, fundamental

Cuando nos despertamos tras una noche de descanso reparador, nuestro cuerpo lleva muchas horas sin ingerir alimento. Por eso, para empezar bien el día no nos podemos saltar el desayuno. Y no basta con tomarse un café rápido porque no tenemos tiempo de otra cosa. Una gran parte de las sensación de agotamiento que sentidos es debido a que no desayunamos bien.

Un buen desayuno tiene que incluir lácteos, hidratos de carbono y proteínas. Así, nuestro cerebro se activará y el organismo podrá tener energía para aguantar hasta la siguiente comida.

2.- Deja a un lado las bebidas poco saludables

Tomar una taza de café no es malo. Lo malo es pasarse todo el día bebiendo café y otras bebidas excitantes. Por eso, limita su consumo. En su lugar, sustitúyelas por otras como el té o incluso el rooibos. Una de las propiedades del Rooibos es que no contiene cafeína ni teína, por lo que incluso los niños lo pueden tomar. Y es mucho mejor que los refrescos azucarados.

3.- Mejora tu alimentación

Reconócelo, comemos cada vez peor. El ritmo de vida al que nos vemos sometidos hace que busquemos alimentos procesados en exceso. Estos no aportan los nutrientes que nos hacen falta. Así que es importante hacer un cambio y apostar por la comida sana.

Si no tienes tiempo para sentarte a comer algo saludable, por ejemplo en la hora del almuerzo, puedes buscar suplementos que te aporten ese alimento que necesitas. En www.herbalbm.com/herbalife hay un catálogo de productos que te pueden ayudar, como los batidos nutricionales o las barras de proteínas.

4.- Cepíllate los dientes

Seguro que te parece estar escuchando ahora mismo a tu madre. Pero es que la higiene dental es fundamental para tener una vida más sana. Muchas enfermedades se pueden prevenir, al menos hasta cierto grado, dedicando el tiempo necesario a lavarse los dientes. Y hablamos de problemas tan graves como el infarto, así que no es ninguna broma.

Además, salvo que hayas realizado un curso de higienista dental, debes acudir a un experto al menos una vez al año para que te haga una revisión y también una limpieza.

5.- Dedica tiempo a realizar una actividad física

Que vayas corriendo de un lado a otro no quiere decir que estés haciendo deporte. Así que no te excuses y empieza a planificar sesiones de actividad física específica. Si llevas tiempo sin hacerlo, hazlo en sesiones cortas. Pero a medida que vayas aumentando el fondo y la forma, deberás ir haciendo más.

Aunque lo ideal es que hagas deporte cada día, por lo menos esfuérzate por ejercitarte 2 o 3 días en semana.

6.- Hazte un chequeo regular

El consejo que cualquier auxiliar sanitario te daría. Tendemos a minimizar las molestias que sentimos, y con el tiempo se convierten en problemas graves de salud. Para evitarlo, lo mejor es hacerse una revisión de vez en cuando. Más o menos como con el dentista, pero mirando los niveles corporales.

Ahora mismo puede que te vengan a la cabeza montones de excusas. Apártalas todas y empieza a recuperar esas buenas costumbres que nos inculcaron desde pequeños. Y que nuestro cuerpo seguro que sabrá recompensar.

Publicidad