Velas en Sarriguren en recuerdo de las mujeres que no podrán celebrar la Navidad por la violencia machista

Foto: Puy Remírez El Busto

Alrededor de un centenar de personas han participado en el acto

Este martes, alrededor de un centenar de personas participaron en Sarriguren en el acto en recuerdo de las víctimas de la violencia machista organizado por Eguesibarko Feministak/Feministas del Valle de Egüés.

Velas para recordar a las 83 víctimas de violencia machista este año y una pancarta en la que rezaba “Otra Navidad que no estaremos todas”.

Durante la lectura del manifiesto, las convocantes recordaban que este año “2020 ha habido 83 feminicidios y asesinatos, cifras que evidencian la magnitud de un problema que todavía muchos se empeñan en acallar”. “Detrás de esas cifras hay vidas truncadas y los datos aseveran que no hay avances en la principal reivindicación del feminismo: la lucha contra la violencia machista”, han asegurado. “A las mujeres nos siguen matando por el hecho de serlo y mientras eso ocurra nos van a tener en frente”, han advertido.

Desde Eguesibarko Feministak/Feministas del Valle de Egüés han aprovechado estas fechas para recordar a todas las víctimas de la violencia de género y denunciar que “el machismo sigue matando”. 

“Estos días, son días para reunirse y celebrar, pero también son días en los que las ausencias pesan especialmente. Esta Navidad habrá quienes no podrán sentarse a la mesa y quienes, por desgracia, tendrán que compartir celebraciones con su agresor. Por todas las que no están y por todas las que estando, temen no estar: seguiremos gritando”, han dicho.

“No vamos a dejar de señalar, de denunciar cada uno de los “golpes” que nos da el Patriarcardo. Los asesinatos machistas son la expresión más grave de la violencia machista, pero hay otras muchas acciones, incluso cotidianas, que evidencian la desigualdad entre hombres y mujeres”, insisten y han mostrado su compromiso de “combatir todas esas violencias” pese a que”tengamos que ser incómodas para ello”.

“Erradicar cualquier signo de desigualdad para construir desde el feminismo. Ojalá nunca más tengamos que llorar a ninguna compañera, mientras tanto, nuestra lucha continúa: por ellas, por nosotras, por todas”, han finalizado.