Vecinos de Sarriguren se organizan para luchar contra las apuestas como causa de muchas adicciones

La apertura de una sala de apuestas a 10 metros de una guardería y a no más de 300 metros del colegio Maristas y del nuevo instituto de la localidad, ha puesto de manifiesto las primeras respuestas de los vecinos en un municipio sin regulación alguna, por el momento, en relación a la implantación de este tipo de locales

Hace tres semanas abrió la primera sala de apuestas de Sarriguren. A partir de ese momento, y en fechas precedentes con varios partidos preocupados con el tema, vecinos de Sarriguren comenzaron a preparar lo que hoy ha sido la primera reunión de un movimiento vecinal que pretende luchar contra las apuestas. Además, y como otros objetivos, educar, concienciar en otro tipo de ocio, informar y luchar contra las adicciones e intentar que se cumpla de una forma estricta las normas de convivencia en la zona de Sarriguren en donde se ha colocado esta salas de apuestas, en Bardenas Reales.

Sorpresa inicial ante la falta de regulación de este tipo de locales en el Valle y que, por fortuna para los vecinos, se intenta paliar rápidamente con la propuesta socialista de una normativa que, como en Noáin o Estella, dificulte su apertura en determinados núcleos de población. En Sarriguren, como denuncian los vecinos, se encuentra a 10 metros de una guardería y a no más de 300 de dos centros educativos: el colegio Maristas y el Instituto de Sarriguren.

El movimiento es consciente de la dificultad por cerrar el local existente pero sí van a luchar en varios frentes: por un lado, el institucional, acudiendo a la comisión al respecto; en el educativo e informativo, con diferentes acciones y charlas que piensan organizar y, sobre todo, en el de la concienciación hacia un tipo de ocio nocivo (apuestas, móviles, etc..) que provoca, en muchas ocasiones, adicciones que luego son muy complicadas de evitar.