Vecinos de Sarriguren preocupados con la apertura de la sala de apuestas

Vecinos de Sarriguren se encuentran preocupados con los efectos que pueda tener la apertura de la sala de apuestas en relación a la convivencia y a los jóvenes que transitan hacia el colegio y, en un futuro próximo, hacia el instituto

Señalan además que las casas de apuestas están «creando problemas de convivencia, ya que, al ser puntos de reunión de muchos jóvenes, entre otras cosas, se genera basura en la calle (colillas, latas…), ruido hasta altas horas de la madrugada, así como también algún altercado»

Aseguran que «las casas de apuestas crean una adicción invisible, lo que hace que al contrario que otras drogas, las personas adictas no tengan signos de su adicción». «Esto supone que su detección sea mucho más difícil y por lo tanto que las consecuencias puedan ser mayores y más duraderas en el tiempo», han dicho. Al igual que se haga en Internet con las apuestas, piden una mayor y más importante regulación y control.

Consideran que la ubicación del local, entre el Colegio Maristas, el nuevo Instituto y enfrente de una guardería tendría que haber sido suficiente para estudiar la idoneidad del permiso de ubicación desde el Ayuntamiento.

Recuerdan que «según una noticia recientemente publicada en la prensa local, la mitad de los escolares de Pamplona con edades comprendidas entre 16 y 18 años, reconoce haber apostado alguna vez».

Los vecinos esperan que no existan problemas de convivencia en esta zona de Sarriguren con la futura apertura de este local.

Publicidad