Se incrementan en más de un 30% las infracciones penales respecto a 2019 en nuestro municipio

Publicidad

Imagen de un roto detectado.

En el Valle de Egüés/Eguesibar, el número de infracciones penales ha aumentado un 32,1 por ciento respecto a 2019 (de 480 a 634). La tasa de criminalidad es de 29,1 infracciones penales por cada 1.000 habitantes

Los cuerpos policiales que operan en Navarra registraron en 2022 un total de 33.422 infracciones penales, un 14,6 por ciento más que en 2019, que es el año de referencia estadística al ser el último no afectado por las restricciones impuestas para hacer frente a la pandemia de la COVID-19. De esta forma, la tasa de criminalidad se sitúa en la Comunidad Foral en 50,3 infracciones penales por cada 1.000 habitantes, por encima de la media nacional, que es de 49.

Son datos del Balance de Criminalidad que hoy ha publicado el Ministerio del Interior y que recoge la evolución de la criminalidad en España registrada en 2022 por los Cuerpos de Seguridad del Estado (Policía Nacional y Guardia Civil), los Cuerpos de Seguridad dependientes de las Comunidades Autónomas (Ertzaintza, Mossos d’Esquadra y Policía Foral de Navarra), y también por aquellos Cuerpos de Policía Local que facilitan datos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Como novedad estadística, y para tener una mejor radiografía para hacer frente a este fenómeno, este balance incluye un desglose específico sobre ciberdelincuencia. Con este esfuerzo estadístico se ofrece una información más completa acorde con la evolución real de la criminalidad en España, afectada por la creciente penetración y el uso de internet desde hace ya algunos años, que ha provocado una fuerte transición de la realidad delincuencial entre la criminalidad convencional o tradicional y las nuevas formas de criminalidad cometidas en el ciberespacio.

Así, el número total de infracciones penales registradas en el período enero a diciembre de 2022 en Navarra suma un total de 33.422 delitos, de los que 27.928 se corresponden con la categoría de criminalidad convencional, que incluye todas las formas delictivas no cometidas en el ciberespacio, y que suben un 7,6 por ciento sobre 2019. En cambio, la cibercriminalidad registra un total de 5.494 infracciones penales contabilizadas, dato que supone un incremento del 71,1 por ciento respecto a 2019. 

Respecto al año 2019, bajan los delitos contra el patrimonio. En concreto, caen en un 3,3 por ciento los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones (1.464 frente a 1.514 en 2019); los robos con fuerza en domicilios bajan un 2,1 por ciento (985 frente a 1.006); los hurtos lo hacen en un 5 por ciento (8.109 frente a 8.538); mientras que las sustracciones de vehículos disminuyen un 27,3 por ciento (133 frente a 183). En cambio, suben en un 27,2 por ciento los robos con violencia e intimidación (421 frente a 331).

Descienden en un 7,5 por ciento los delitos por tráfico de drogas (147 frente a los 159 de 2019) y la bajada es del 40 por ciento en el caso de los homicidios dolosos y asesinatos consumados (3 frente a los 5 de 2019). Aumentan, en un 53,8 por ciento, los homicidios dolosos y asesinatos en grado de tentativa (de 13 a 20); y los secuestros pasan de 1 en 2019 a 2 en 2022.

Los delitos graves y menos graves por lesiones y riñas tumultuarias apenas experimentan variaciones, ya que crecen un 0,2 por ciento al pasar de 402 en 2019 a 403 en 2022.

En cambio, los delitos contra la libertad sexual mantienen la tendencia de fuerte aumento iniciada hace unos años y crecen en un 65,1 por ciento (pasan de 195 a 322). Las agresiones sexuales con penetración aumentan un 85,7 por ciento: de 28 en 2019 a 52 en 2022; mientras que el resto de delitos contra la libertad sexual crece un 61,7 por ciento (pasa de 167 a 270).

Este aumento debe ponerse en relación, en parte, con las políticas activas de concienciación y de reducción de la tolerancia social frente a este tipo de delitos, lo que se traduce en una mayor disposición de las víctimas a denunciar y reduce los niveles de infradenuncia existentes en estos tipos penales.

Respecto a la cibercriminalidad, las estafas informáticas aumentan un 76 por ciento (de 2.734 en 2019 a 4.813 en 2022), mientras que el resto de ciberdelitos crece un 42,8 por ciento (de 477 delitos a 681).

Desglose por municipios

El Balance de Criminalidad recoge el desglose de municipios de más de 20.000 habitantes:

  • En el Valle de Egüés/Eguesibar, el número de infracciones penales ha aumentado un 32,1 por ciento respecto a 2019 (de 480 a 634). La tasa de criminalidad es de 29,1 infracciones penales por cada 1.000 habitantes.
  • En Pamplona/Iruña, han subido las infracciones penales en un 13,5 por ciento (de 13.077 en 2019 a 14.840 en 2022). La tasa de criminalidad es de 73.
  • En Tudela, el incremento ha sido del 1 por ciento (de 2.389 a 2.414 infracciones penales). La tasa de criminalidad es de 64,8.