Se concentran para «desmontar» algunos mensajes actuales sobre el amor

Se concentraron en Sarriguren unas 50 personas, con música feminista, cuenta cuentos y disfraces…

CARTA ENVIADA:

Desmontemos el mito del amor romántico. El ideal de amor entendido desde la exclusividad, “sin ti no soy nada” o “no puedo vivir sin ti”. Esa búsqueda de “tu otra mitad” como destino.

El entramado social reproduce una y otra vez para nosotras el esquema del amor como salvación, como único objetivo en la vida y fuente de felicidad por encima de la realización personal.

Las princesas Disney, la religión católica o las novelas románticas perpetúan ese mito y crecemos entre estereotipos como la búsqueda de la media naranja. La sociedad patriarcal nos aboca a esperar a un príncipe azul y fuera de ese esquema de amor ideal y heteronormativo, se nos discrimina. Si el amor ideal no llega, o se sale de la norma; si la decisión de tener hijos o hijas se pospone o se descarta, o si, por ejemplo, eres gay o lesbiana; te quedas al margen.

Idealizar ese modelo único y excluyente de amor es muy peligroso, porque se niegan otras muchas realidades.

Hay miles de personas que asumen que sus parejas controlen su móvil, que rechazan su orientación sexual, que se sienten frustradas por no tener pareja o que se matan de hambre para replicar el canon de belleza patriarcal.

El modelo de amor romántico jamás muestra la relación entre dos príncipes o dos princesas; normaliza las relaciones tóxicas y construidas sobre la desigualdad entre hombres y mujeres; no cuenta que hay princesas sin pareja y muy felices y tampoco dice que la princesa es bella aunque no use un 36 y ni sea blanca y rubia.

El 14 de febrero es el día que marca el calendario capitalista para celebrar el amor, pero siempre desde esa óptica excluyente y, por supuesto, ligado al
consumo. Por eso, hoy salimos a la calle para reivindicar esas otras formas de amor y de vida.

Porque nuestro cuento lo escribe cada una y todos los finales son válidos.
Queramos mucho, queramos fuerte y, sobre todo, queramos libre.