Ribera y Chivite visitan el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), en Sarriguren

El CENER pionero en la investigación aplicada en energías renovables y en el desarrollo de soporte tecnológico a empresas e instituciones energéticas a nivel internacional. El CENER, que este año celebra su vigésimo aniversario, desarrolla su actividad en seis áreas de trabajo: eólica, solar térmica y solar fotovoltaica, biomasa, eficiencia y generación energética en edificios y urbanismo, e integración en red de la energía. 

“El CENER ha sido un referente clave para el despegue de la energía eólica a nivel mundial y para la innovación en materia de transición energética. Su labor está a la altura de los esfuerzos que han hecho otros países como Dinamarca o Alemania en este terreno”, ha señalado la vicepresidenta. 

En las instalaciones del CENER, Ribera ha conocido algunos de los proyectos y actividades que desarrollan sus investigadores en campos como la caracterización, tratamiento y transformación de la biomasa, la economía circular, el almacenamiento de energía, la descarbonización del transporte y de la industria, la valorización de biorresiduos, o la producción de bioplásticos biodegradables. 

EL PNIEC COMO PALANCA 

Ribera ha indicado que el Gobierno de España está preparado para apostar por el tipo de proyectos que desarrolla el CENER. “Tenemos un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima que prevé un incremento muy notable de la energía renovable en el tiempo por venir. En poco más de diez años debemos incrementar en 60 gigavatios –GW– nuestra capacidad instalada de energía renovable, y entre 22 y 24 de ellos serán de origen eólico, probablemente con soluciones on-shore y off- shore”, ha añadido. 

“No se trata solamente de aerogeneradores, sino de distribución, de transporte, de almacenamiento, de hibridación, o de innovación. Debemos ensayar alternativas que a lo mejor todavía no están perfectamente bien definidas, pero que quieren encontrar un espacio propio en ese Real Decreto-Ley 23/2020, que aprobamos el pasado 23 de junio precisamente para impulsar una modernización del marco regulatorio que haga mucho más fácil aquello que, técnica y económicamente, tiene todo el sentido del mundo. Hoy la energía renovable es más barata que cualquier otra solución tecnológica para generar electricidad, sobre todo la eólica o la fotovoltaica”, ha explicado la vicepresidenta. 

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) prevé que en 2030 el 74% de la generación eléctrica sea renovable, lo que implica sumar 60 GW adicionales, cuya activación posee un gran potencial como palanca de la recuperación económica. Las medidas del PNIEC se han elaborado para potenciar el fortalecimiento y desarrollo de la cadena de valor de la energía en España. 

Entre ellas, el pasado 23 de junio, el Gobierno aprobó el marco para promover, junto a otras cuestiones, un nuevo modelo de subastas renovables, que tendrán en cuenta aspectos como el tipo de tecnología o la transición justa; nuevas reglas de acceso y conexión que evitan la especulación y favorecen proyectos maduros; y la simplificación de los procedimientos administrativos.