Padres: Piensen dos veces sobre el uso de Apps de monitoreo para sus hijos

El avance de la tecnología trajo consigo una gran cantidad de cambios en la vida de las personas. En especial el celular y los dispositivos móviles, que se volvieron casi imprescindibles en la vida diaria. A tal punto es su presencia, que el primer contacto con la tecnología de los niños es a corta edad. Los usos y costumbres han cambiado.

Sin embargo, a pesar de las grandes ventajas, también traen peligros y situaciones desagradables. Los adultos tienen más herramientas para protegerse, pero los adolescentes y en especial los niños más jóvenes, no están preparados para detectar esos peligros y evitarlos. A su vez, pueden estar realizando actividades indebidas. 

¿Por qué utilizar aplicaciones de monitoreo?

Por esa razón, como padre, debes plantearte la idea de utilizar una  aplicación para monitorear otro celular, en este caso de tu hijo. Así, podrás observar sus actividades, su tiempo de uso y un control en general. De acuerdo a ello, deberás tomar ciertas medidas, en especial para el cuidado y el bienestar general.

Una de las principales preguntas que se hacen los padres es respecto a la legalidad. ¿Está prohibido monitorear a un hijo menor? Y la respuesta es no. La ley ampara el uso de estas aplicaciones de monitoreo para el cuidado de un menor de edad. 

Existen diferentes razones para que un padre decida controlar las actividades de su hijo. Como dice el experto de detectivesprive.com Javier Camacho, los escenarios que llevan a un padre a monitorear a sus hijos son variadas, desde la tranquilidad de que cumplan el horario escolar completo, que no desperdicien su tiempo con distracciones ociosas, hasta una protección contra el cyber acoso.

¿Cuáles son los peligros en Internet?

Al momento de navegar por Internet y las distintas posibilidades que existen, el usuario está expuesto a situaciones peligrosas. El riesgo es mayor aún para niños y adolescentes. En muchos casos, la ignorancia de la edad y la falta de alerta por parte de sus padres, aumentan aún más el peligro.

Existen distintos tipos de problemas, entre los que se destacan los siguientes.

El contacto con personas desconocidas 

En Internet, es muy difícil saber realmente con quien estas interactuando. Salvo que conozcas personalmente a la otra persona, no puedes dar por sentado su identidad, al menos en un primer momento. Con el auge de las redes sociales, es muy fácil relacionarse con personas desconocidas e iniciar una conversación.

En el caso de los jóvenes, es mucho más peligroso, ya que su inocencia hace que entren en confianza rápidamente con extraños, o se crean posibles mentiras. Los perfiles falsos abundan en sitios como Facebook. Solo basta colocar una foto y un nombre para crear un perfil, sin importar su veracidad.

Los riesgos son muchos, desde la entrega de información personal y sensible, el envío de fotos, hasta situaciones tan aberrantes como la pedofilia.

El robo de información personal

Si bien va de la mano con el contacto con desconocidos, no es la única forma de robar información. Existen muchas páginas que se dedican al engaño para obtener datos de las personas. Por ejemplo, pueden pedir completar un formulario para ingresar a su contenido, o sitios diseñados de forma casi idéntica a otros oficiales, pero que buscan captar información.

Todo tipo de datos tienen valor y los niños son más sensibles a entregar ese tipo de información, tal como dirección del hogar o un número de teléfono.

Cyber acoso

Este tema es muy serio. El Bullying y el acoso siempre existieron, pero con la llegada del mundo digital, nació el cyber acoso. Básicamente, se trata del hostigamiento a través de internet, en especial las redes sociales. 

En muchas ocasiones, los chicos deciden ocultar estas situaciones a sus padres, ya sea por vergüenza u otra razón. Si ves a tu hijo triste o deprimido y no sabes el por que, puede que esté sufriendo cyber acoso por parte de sus compañeros de colegio.

El acceso a páginas indebidas

El acceso al contenido en Internet es casi ilimitado. Esto tiene sus cosas positivas, pero también su costado negativo. Al no tener filtros, los niños pueden acceder a contenido indebido para su edad, como el caso de la pornografía.

Muchas veces ni siquiera es intencional, hay muchas publicidades y pop ups que llevan a ese tipo de sitios. Algunos de las páginas xxx tienen un filtro, pero solo se trata de un botón para indicar la edad, fácil de evitar. La gran mayoría no tiene requerimientos, por lo que los jóvenes pueden tener contacto con estas páginas indeseadas.

Compras por internet

Los videojuegos son muy populares en el mundo digital. Obviamente los jóvenes y niños son una parte importante del público que los consume. Muchos de los juego modernos traen consigo lo que se conoce como “micro transacciones”. Se tratan de compras dentro del juego con dinero real.

Sin tomar dimensión del valor de dinero, adolescentes toman tarjetas de crédito o débito de sus padres y realizan compras online. Los adultos encuentran con mucha sorpresa estos gastos a fin de mes, sin tener ningún conocimiento.

El tiempo desperdiciado

El celular puede resultar muy atrapante, hasta el punto de transformase en una adicción. Muchos jóvenes y niños pasan horas y horas del día pegado a las pantallas. Si no se observa con atención esta situación, puede volverse nocivo.

Por ejemplo, en lugar de estudiar para la escuela, el niño se pasa las horas navegando por las redes sociales o jugando videojuegos con sus amigos. En el caso de que este encerrado en su habitación, no hay forma de que el padre sepa realmente lo que esta haciendo sin monitorear el móvil.

Entones, ¿Cómo Monitorear el Móvil de un Hijo?

Ya vimos los peligros a los que los jóvenes están expuestos. Ahora es el momento de las herramientas disponibles para el monitoreo. Existen distintas app para controlar otro movil, que se pueden conseguir de manera gratuita, o comprar sus versiones Premium para mayores funciones.

Una de las opciones es recurrir a una aplicación espía. La más recomendable es mSpy. Es necesaria su instalación en el móvil de tu hijo, pero luego se oculta y es imposible descubrirla. Luego, hay que crear un panel de control donde recibir toda la información. Es posible controlar un móvil desde otro móvil.

Con mSpy logras acceso total a la actividad del móvil de tu hijo, que incluye funciones como:

  • Acceso total al historial de navegación web
  • Monitoreo de todas las redes sociales, ya sea Facebook, Instagram, Twitter, etc.
  • Llamadas y mensajes de texto entrantes y salientes
  • Bloqueo de páginas web
  • Ubicación por GPS
  • Tiempo total de uso del móvil
  • Entre otras opciones más.

Otra alternativa es recurrir a aplicaciones de control parental, sin necesidad de espiar a tu hijo. En la tienda de aplicaciones de tu dispositivo, es posible encontrar varias opciones. Algunas de las más destacadas son Qustodio, FamilyTime y Locategy.