Opticalia Sarriguren presenta unas lentillas diarias para el control de la miopía en niños y adolescentes

¿Lentillas para frenar la miopía?. Opticalia Sarriguren nos presenta unas lentillas diarias para el control de la miopía en niños y adolescentes

¿Qué es la miopía?

La miopía habitualmente ocurre porque el globo ocular es demasiado largo y causa visión borrosa de lejos. Generalmente comienza durante la edad escolar y tiende a estabilizarse en la edad adulta.

La mayoría de los niños que se vuelven miopes a una edad temprana son a menudo totalmente dependientes de las gafas para ver bien en la edad adulta.

A largo plazo, la miopía puede conducir a complicaciones en la salud ocular y la visión; cuanto mayor sea el grado de miopía, mayores serán estos riesgos. Por este motivo es realmente importante buscar formas para ralentizar la velocidad a la que progresa la miopía.

¿Hay algo que yo pueda hacer?

Las revisiones visuales regulares son esenciales en los niños para asegurar que su visión es la mejor posible y poder analizar las estrategias para reducir el riesgo de desarrollar miopía.

Si su hijo ya es miope, posiblemente ya habrá experimentado la necesidad de cambiar la graduación con regularidad, Actualizar la graduación de las gafas tiene efecto en su visión, pero no tiene ningún efecto para disminuir la velocidad a la que la graduación cambia a medida que crece el globo ocular.

Una nueva tecnología

Las lentes de contacto blandas para el control de la miopía, no sólo compensa Los problemas refractivos para que el paciente pueda ver bien de lejos y de cerca, sino que también ofrece una forma simple, cómoda y eficaz de controlar la progresión de miopía.

Myopia Management System TM

Es un tratamiento que reúne varias técnicas para minimizar la progresión de la miopía.

Estas lentes de contacto han sido específicamente diseñadas para ayudar a reducir la velocidad a la que progresa la miopía. Su apariencia es igual a las lentes de contacto diarias convencionales, pero tienen un diseño óptico muy diferente. De hecho, los estudios clínicos muestran que la velocidad de progresión de la miopía se ralentiza en más de la mitad en comparación con la compensación convencional. Esto significa que pueden depender menos de las gafas y, lo más importante, que el riesgo de futuras complicaciones en la salud ocular se reduce.

Publicidad