#OPINIÓN: Sobre las multas de tráfico en Egüés

Retrato del despropósito en las multas de tráfico en Egüés

Desgraciadamente, el Valle de Egüés es en los últimos tiempos noticia en los medios de comunicación y motivo de conversación habitual por parte de la ciudadanía. No ha dejado indiferente a nadie la avalancha de multas derivadas del radar móvil instalado en diferentes puntos del valle, pero principalmente en la avenida Unión Europea, en el entorno de los colegios.

Un grupo de WhatsAap, instancias, participaciones en pleno… la ciudadanía del valle ha expresado su malestar y ha obligado a los diferentes grupos políticos a plantear medidas y actuaciones para mejorar desde el Ayuntamiento. 

Desde el PSN del Valle de Egüés no vamos a aprovecharnos de este movimiento vecinal para interés propio, tal y como entendemos que  están haciendo otros grupos municipales. Quizás, estos grupos sienten remordimientos ya que las medidas objeto de la polémica fueron implantadas y mantenidas por estos partidos políticos, cuando gobernaban el municipio. 

Vamos a respetar la petición que nos ha hecho la ciudadanía: que ningún grupo se apropie políticamente de sus iniciativas, de sus peticiones. Los socialistas vamos a trabajar por una solución para mejorar la seguridad vial, restablecer y devolver lo recaudado en las campañas de radar, en el caso de que la tramitación o cualquier otro aspecto, no se haya ajustado a derecho. 

Defenderemos los intereses de la ciudadanía desde la legalidad, pero sobre todo de manera efectiva y no populista, como hacen algunos grupos políticos, sabiendo que sus propuestas son imposibles de ejecutar, ya que los servicios jurídicos del Ayuntamiento no lo permiten. 

No es la primera vez que, en el Ayuntamiento se debate sobre las multas, en más de una ocasión ha estado encima de la mesa. En la anterior legislatura, los vecinos de Gorráiz, los que más sufrían el radar móvil, no tuvieron mucho éxito mediático, pero sí protestaron en más de una ocasión. 

A pesar de las reclamaciones, al Equipo de Gobierno de Geroa Bai y Bildu nunca se le ocurrió quitar ninguna denuncia, a sabiendas de que podía ser constitutivo de un delito de prevaricación. Por eso, volvemos a insistir en la necesidad de un informe jurídico que concluya qué se está haciendo mal desde el Ayuntamiento y, en caso de que así sea, se proceda a la inmediata devolución. 

Nuestro objetivo en este artículo es explicar, a grandes rasgos, cómo ha evolucionado la gestión de las multas durante los últimos años en el Valle de Egüés. Una pregunta que nos están haciendo mucho en los últimos meses.

Hasta el año 2008, el personal propio del Ayuntamiento era quien gestionaba las multas, ya que el volumen y la carga de trabajo era muy pequeña. En ese momento, las multas de tráfico que ponía la Policía Municipal eran insignificantes.

A partir del año 2008, y coincidiendo con el crecimiento del Valle, especialmente Sarriguren, el Equipo de Gobierno de UPN decidió externalizar la gestión de las multas a la empresa Geser Local,  propiedad de la Federación de Municipios y Concejos de Navarra. La gestión consistía en la asistencia técnica, colaboración, recaudación voluntaria y ejecutiva de las multas de tráfico y por esto  cobraba un 60% de todo lo recaudado. En estos años la recaudación seguía siendo muy baja

Así fue hasta junio del año 2014, momento en el que el Equipo de Gobierno, encabezado por Geroa Bai, decidió  adjudicar la gestión a otra empresa, en esta ocasión totalmente privada, llamada Vialine.

La Junta de Gobierno adjudicó a Vialine Gestión SL, por 480.000 euros (IVA excluido), un contrato de obra y asistencia en materia de seguridad vial y movilidad para cuatro años. Concretamente, la empresa debería instalar y poner en funcionamiento nueve grupos semafóricos, cinco en Sarriguren y cuatro en Gorráiz, y tres radares, así como gestionar las multas de tráfico «a partir del periodo voluntario». En este pack se incluía el coche radar, que haría campañas mensuales de control de velocidad en nuestro municipio.

Uno de los objetivos, según el entonces alcalde, Alfonso Etxeberria de Geroa Bai, era mejorar la seguridad vial.

En este contrato, firmado por Geroa Bai, la empresa adjudicataria, Vialine, cobraba el 55% de todo lo recaudado en la gestión de las multas. Así, en 2015, por ejemplo, la empresa adjudicataria obtuvo un beneficio de 160.000 euros y el Ayuntamiento recaudó 150.000 euros.

En esos momentos y por primera vez, nuestro municipio tenía radares fijos y móviles, que fue lo que realmente aumentó las sanciones y la recaudación por parte del Ayuntamiento. 

De manera paralela al aumento de recaudación y sanciones, el Equipo de Gobierno, de Geroa Bai  decide en octubre de 2014 reducir a 20km/h el entorno escolar, concretamente en las avenidas Unión Europea y Jorge Oteiza.

Ante la avalancha de multas de los radares fijos y móviles, en el año 2017, el PSN exige en un artículo enviado a los medios de comunicación, y en preguntas en diferentes plenos municipales que lo recaudado en sanciones de tráfico se destine íntegramente a mejoras de seguridad vial y movilidad. 

En el año 2018, Geroa Bai y Bildu deciden, nuevamente, la licitación de la gestión de las multas a una empresa privada. La licitación, llevada a cabo en el segundo semestre de 2018, fue declarada nula por parte del Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Navarra. La razón fue el recurso de otro licitador una vez realizada la adjudicación provisional. 

En marzo del 2019, también bajo el mandato de Geroa Bai y Bildu,   deciden, en Junta de Gobierno, comenzar los trámites para adjudicar la prestación del servicio de asistencia técnica y colaboración para la gestión, recaudación voluntaria y ejecutiva de las multas de tráfico; y para la prestación del Servicio de Asistencia para la Gestión Tributaria, en vía ejecutiva a través de La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). 

Un Decreto de Alcaldía de Alfonso Etxeberria, del 11 de abril de 2019, confirma que la empresa adjudicataria de esta Gestión es CGI y la parte proporcional de las multas que se lleva es un 23,60% de lo recaudado. Este acuerdo incluye además el uso y puesta en marcha de radares móviles.

Resumiendo, este sistema de controles de velocidad y de privatización de la gestión de los expedientes lo instauró Geroa Bai y Bildu en nuestro municipio y lo mantuvo durante todo su mandato.

Los controles de velocidad, los límites establecidos, la señalización, los márgenes de cortesía, la privatización de la gestión que tenemos a día de hoy son los que, en su día, el Equipo de Gobierno de Geroa Bai y Bildu implementó en el Valle de Egüés. 

El contrato para esta gestión es de dos años, ampliable a otros dos, si el Ayuntamiento quiere. Ahora, una vez finalizado el plazo de dos años el Equipo de Gobierno, de Navarra Suma, deberá tomar la decisión de qué tipo de gestión quiere. Continuar con la misma, dando la espalda a las legítimas demandas de la ciudadanía, o cambiarla.

En sus manos está.

Mikel Bezunartea

Portavoz del PSN-PSOE en el Ayuntamiento del Valle de Egüés