La vecina Mendillorri vuelve a la fase 2

El Gobierno de Navarra ha decidido implantar en el barrio pamplonés de Mendillorri la llamada fase 2 debido al incremento de contagios por un brote de coronavirus, que suma ya un total de 122 casos, tras seis nuevos positivos en las últimas horas.

Además, el Gobierno de Navarra va a realizar desde esta tarde pruebas de PCR a todos los jóvenes de entre 17 y 28 años en este barrio, ya que representan el 93% de los afectados por este brote. Serían pruebas a unos 2.400 jóvenes.

Se realizarán las pruebas en el Instituto de Educación de Secundaria de Mendillorri. Son los jóvenes los que tienen que llamar a Salud, de forma voluntaria, para someterse a las pruebas, que se prevé estén finalizadas en los próximos días.

La consejera de Salud del Gobierno foral, Santos Induráin, ha afirmado en rueda de prensa que “la situación epidemiológica y la realidad en este momento aconsejan tomar medidas adicionales para minimizar al máximo posible la transmisión del virus en Navarra”.

Así, ha explicado que va a firmar una orden foral, consultada con el Ayuntamiento de Pamplona, para que Mendillorri vuelva a la fase 2, con reducción de aforos al 50% en interior de establecimientos de hostelería, comercio minorista, o lugares de culto. Las terrazas tendrán un aforo del 75%. Se cierran peñas y sociedades gastronómicas. Se han suspendido también los campamentos urbanos que organizaba el Ayuntamiento de Pamplona.

La medida entrará en vigor este jueves o el viernes y se prolongará durante al menos 15 días. Pasado ese plazo, se revisarán los indicadores epidemiológicos para adoptar decisiones.

Santos Induráin ha apelado a “la colaboración del conjunto de la sociedad” para combatir la pandemia y ha destacado que “hasta ahora la respuesta de la mayoría ha sido y es ejemplar, pero necesitamos seguir insistiendo con más fuerza si cabe en las medidas de prevención y protección frente a la pandemia, y en implicar a la gente más joven en este reto colectivo”.

La consejera ha señalado que “no se trata de culpabilizar a nadie, ni a los colectivos jóvenes ni a los sectores y negocios de ocio nocturno”. “Bastante falta de expectativas y de precariedades en muchos casos se han sufrido. Se trata de implicarles en la tarea, de activar las redes y colectivos comunitarios y también sin duda de penalizar a quien no cumpla y ponga en riesgo la salud de todos”, ha subrayado.