«La cultura: un derecho de la ciudadanía»

Este 18 de julio supone el reencuentro de los agentes culturales con la ciudadanía del Valle en sesiones de mañana y tarde de forma abierta a todo el público

EH Bildu Eguesibar envía esta carta en relación a las relación que debiera tener la cultura y la sociedad

La cultura debe convertirse en una de las herramientas más eficaces para contrarrestar los efectos negativos que esta pandemia sanitaria está dejando sobre todo en los sectores más vulnerables de la población.

Por ello, la programación cultural municipal debe ser diversa y dirigida a la población en general, pero también teniendo en cuenta a la diversidad. A las personas mayores, a la juventud, a las mujeres, a los menores, a las personas con movilidad reducida….

Por otra parte, la cultura también debe ser un cauce participativo y de creación de tejido social. En Eguesibar existen un gran número de agentes culturales: Comparsa de gigantes; Joaldunak; grupos de teatro; dantzariak; batukadas; gaiteros; txalapartariak; Kantuz…, que es necesario incorporar a una tarea común de claro contenido público y ciudadano.

De espaldas a esta realidad asociativa y popular, la programación cultural del equipo de gobierno municipal parte de la negativa más renuente a cualquier participación ciudadana y se concreta en una serie de actuaciones centradas en Sarriguren y Gorraiz, previo pago de entrada por parte del público.

Mientras se han negado a que la hostelería del Valle fuese beneficiaria de la campaña de bonos al comercio, bajo la excusa que ello fomentaba el consumo de alcohol. Ahora este mismo grupo municipal acompaña a la compra de la entrada a los actos culturales programados, con una consumición alcohólica. ¡Desde luego la coherencia no forma parte de las escasas virtudes del equipo de gobierno municipal!

Igualmente, un tema tan importante como es el de la conciliación familiar durante la programación cultural, lo plantean previo pago por parte de quienes deseen acceder a ella.

Ni decir tiene que la oferta cultural en euskera brilla por su ausencia, al igual que la dirigida a la juventud. Resultando una programación en donde se ha excluido a las personas y colectivos que hacen de nuestro Valle un lugar vivo.

Ante esta política anti asociativa y anti participativa, desde el grupo municipal de EHBildu llamamos, uno a uno, a los colectivos que trabajan en pro de una cultura popular en nuestro Valle, nos reunimos con técnicos municipales y presentamos en el Pleno una moción que fue aprobada, para que, al menos un día, se cediese el espacio de la carpa para que pudiesen actuar.

La respuesta de los colectivos culturales ha sido magnifica y, a pesar de las dificultades propiciadas por la difícil situación sanitaria, han preparado una propuesta de calidad para ser disfrutada por el conjunto de la población.

El 18 de julio en la carpa habilitada, los colectivos culturales del Valle actuarán en sesiones de mañana y tarde de forma abierta a todo el público, con sus propias actividades, reactivando de esta manera el contacto popular interrumpido por la crisis del COVID.

En cuanto a los Concejos, el año pasado aceptaron la retirada de la partida de fiestas a cambio de que fuera destinadas a fines sociales. Y cuando han pedido explicaciones de a qué fines sociales se han destinado sus partidas, se han encontrado con que desde el ayuntamiento les contestan con que no es posible detallarles los destinos de tales partidas. Cuando toda transferencia monetaria en la contabilidad pública debe dejar una clara huella detectable por cualquier auditoria externa. 

Nos tememos que esta falta de respuesta a los Concejos del destino de sus partidas de fiestas en el año 2020 oculte alguna oscura disposición de esos fondos. Por eso este año los Concejos disponen de sus propias partidas para programar las actividades culturales que consideren oportunas.

Respecto a Erripagaña, sigue siendo la parte del Valle olvidada y marginada. Para nuestro grupo municipal, mientras no se resuelva su situación administrativa, abogamos por que la parte que corresponde a Eguesibar sea tratada como un Concejo más, dotándola de partida presupuestaria para que las asociaciones vecinales puedan organizar sus propias actividades culturales.

Animamos a la ciudadanía del Valle a participar de nuestra cultura y como dicen los colectivos: ¡a volver a soñar con ella!