Fisioterapia en el deporte, cómo puede ayudarte a prevenir lesiones y a rendir mejor

La fisioterapia es el tratamiento médico cuyo objetivo es mejorar el funcionamiento de músculos, huesos y articulaciones. La fisioterapia deportiva es la especialidad que se encarga del tratamiento y la prevención de lesiones en deportistas, no solo profesionales sino también amateurs. El trabajo de un fisioterapeuta es fundamental para que el deportista adapte su cuerpo al ejercicio físico que va a realizar, conozca su rendimiento y evite riesgos.

Si bien es cierto que todos podemos acudir a la consulta de un fisioterapeuta para disminuir dolores o trabajar nuestro fuerza y elasticidad, las personas que practican deporte están más expuestas a un desgaste físico y necesitan una atención específica. El centro de fisioterapia Sakro es especialista en el tratamiento de dolencias comunes como artritis, artrosis, fibromialgia y otras lesiones crónicas. Pero su equipo profesional y cualificado también se encarga de mejorar la calidad de vida de las personas que practican deporte.

A través de un serie de técnicas, masajes o ejercicios se pueden aliviar síntomas y dolencias pero lo importante es establecer unos hábitos y herramientas para evitar futuros problemas. 

Algunas de las lesiones más comunes en los deportistas

En el plano deportivo hay ciertos aspectos que no se pueden dejar pasar como trabajar lo que se conoce como higiene postural o valorar la idoneidad de una rutina de entrenamiento específica para los músculos y las articulaciones del deportista. 

Rotura de fibras

Las zonas que más suelen sufrir este tipo de lesiones son los gemelos, el recto femoral y los isquiotibiales. Se explica como una discontinuidad del tejido muscular y ocurre cuando estiramos más un músculo de lo que este puede soportar o cuando sufrimos una rápida contracción. Suele venir acompañado de dolor e hinchazón en la zona afectada.

Contracturas

No solo los deportistas las sufren pero, en cualquier caso, es importante tratarlas porque tienden a permanecer en el tiempo y nos impiden realizar tareas del día a día. Los músculos se contraen y distienden en los distintos movimientos habituales que realizamos. Las contracturas aparecen cuando el músculo se contrae generando una carga pero no es capaz de relajarse. Las zonas del cuerpo que más sufren suelen ser la espalda y el cuello.

Esguince articular

Como en el caso anterior, esta lesión afecta a las personas que practican deporte y a las que no. Hablamos de esguince cuando de forma fortuita se produce una torcedura que afecta a una articulación y a sus ligamentos. En el caso de los deportistas, es imprescindible una correcta rehabilitación para volver cuanto antes al ejercicio habitual y descartar dolencias posteriores. Los tobillos suelen ser las zonas más afectadas por este tipo de torceduras.

Rotura de ligamentos

El ligamento es la estructura que da estabilidad a la articulación. La rotura se da cuando se produce un fuerte traumatismo aunque hay distintos niveles de gravedad. Se puede explicar como la discontinuidad total del tejido y es muy común verlo en futbolistas, sobre todo en las rodillas. Es una lesión que incapacita para seguir practicando deporte y que suele requerir de intervención quirúrgica. La recuperación es costosa y conlleva mucho trabajo fisioterapéutico con ejercicios específicos para la rehabilitación del paciente.

Metodología de un fisioterapeuta para tratar lesiones

El centro Sakro, en Navarra, tiene como objetivo último mejorar la salud de todos sus pacientes: controlando su rendimiento, con la prevención de los riesgos y con la rehabilitación en el caso de lesiones. Sus años de experiencia les han valido para desarrollar metodologías precisas que acompañan con las tecnologías más innovadoras y eficaces del mercado.

El proceso de trabajo empieza por la valoración y el análisis del estado del paciente ya que muchos deportistas han tenido lesiones previas que pueden condicionar la dolencia actual. Tras esto, es imprescindible la programación de una serie de objetivos que marcarán el paso siguiente: el plan de actuación o ejecución del programa. En este paso se trabaja para recuperar las condiciones óptimas de los músculos, articulaciones y huesos. Una vez finalizada la rehabilitación es importante realizar un control y seguimiento del paciente y una valoración final de resultados. La prevención también es un punto esencial para evitar futuros imprevistos, problemas o lesiones.