El Juzgado archiva y dicta el sobreseimiento de la causa de la cesión de la carpa al Ayuntamiento de Pamplona

Los hechos investigados se encontraban inicialmente calificados como un delito de prevaricación y un delito de malversación de caudales públicos, hechos que ha sobreseído y archivado el Juzgado de Aoiz

Dice el auto que «nos encontramos ante una actuación realizada por el entonces alcalde del Valle de Egüés, el Sr. Etxeberría Goñi, que no ha llegado a colmar el tipo penal anteriormente aludido y con mayor razón lo mismo puede decirse de la conducta perpetrada por el resto de investigados en esta causa, habida cuenta que su intervención fue puramente instrumental, accesoria o de mera labor burocrática o técnica, careciendo de topo tipo de facultades o potestades de decisión sobre la adopción de la resolución administrativa que dio origen a la presente causa penal.»

En efecto, «ha quedado indiciariamente acreditado que la Concejal Delegada de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Pamplona, Dña. Maider Beloki Unzu, dirigió una solicitud telemática, firmada en Pamplona a 5 de abril de 2018, a la persona que correspondiera del Ayuntamiento del Valle de Egüés con el objeto de que gestionara y tramitara, según el procedimiento, la cesión de escenario y cubierta a “Las familias Altsasu Gurasoak y a la plataforma Altsasukoak, organizadoras del acto que tendrá lugar el día 14 de abril a las 17:30 en Pamplona, la cual entró en el Registro telemático del Ayuntamiento del Valle de Egüés el día 10/04/2018 con número de registro 2247 y quedó reseñada como asunto nº 33 de Alcaldía».

Del mismo modo, «ha quedado indiciariamente probado que, merced a tal petición, el Alcalde del Valle de Egüés, D. Alfonso Etxeberria Goñi, dictó con fecha 13 de abril de 2018 una resolución administrativa en la que acordaba lo siguiente:

“1ª.- Aprobar cesión del escenario al ayuntamiento de Pamplona y a las familias “altsasu gurasoak” y la plataforma Altsasukoak” para la celebración del acto organizado por estos últimos, que tendrá lugar mañana día 14 de abril a las 17:30 horas en la plaza del castillo de Pamplona.

2º.- El ayuntamiento del valle de Egues, instalará el escenario de 8 x 6 m con su faldón correspondiente, y con sus medidas de seguridad.

3º.- Una vez suministrado el material pasará a ser responsabilidad del ayuntamiento de pamplona, de las familias “Altsasu Gurasoak” y de la plataforma Altsasukoak” que deberán velar por el bienestar del mismo hasta que sea entregado al Ayuntamiento del valle de Egüés.

4º.- El ayuntamiento de Pamplona, las familias y la plataforma, han sido previamente informados de las medidas de seguridad que deben tomar, en relación al escenario. En caso de deterioro o desaparición del material cedido, éste deberá ser repuesto por los anteriormente citados.»

5º.-Queda prohibido llevar a cabo dentro del escenario cualquier actividad de índole xenófobo, homófobo, o de contenido sexual, pornográfico, violento o repulsivo que pueda dañar la sensibilidad.

6º.- Dar traslado de la presente Resolución a la concejalía de cultura y educación del ayuntamiento de Pamplona, a las familias “Atsasu Gurasoak” y la plataforma “Altsasukoak” estas últimas organizadoras del acto.”

Con fecha 18 de abril de 2018, Juan José Iturri, en calidad de Portavoz y concejal del Grupo UPN en el Ayuntamiento del Valle de Egüés, presentó recurso de alzada ante el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) ; frente a dicho recurso, el día 1 de junio de 2018, el Alcalde del Valle de Egüés, Alfonso Etxeberria, presentó alegaciones interesando la desestimación del citado recurso. y finalmente, el TAN, en virtud de Resolución nº 1796 de fecha 17 de septiembre de 2018, estimó el recurso de alzada y anuló la resolución impugnada por encontrarla contraria al ordenamiento jurídico, la cual devino firme al no haber sido recurrida por el Ayuntamiento del Valle de Egüés.

En virtud de oficio cumplimentado por el Secretario Técnico del Área de Cultura e Igualdad del Ayuntamiento de Pamplona en fecha 21 de agosto de 2019, se corrobora que el Ayuntamiento de Pamplona no posee escenarios.

En la misma línea, el examen de las resoluciones administrativas de cesión de mobiliario y equipamiento por parte del Ayuntamiento del Valle de Egüés a diferentes corporaciones u organismos durante los años 2018 y 2109 corrobora que el Alcalde también emitió la resolución nº 748/2019 acordando la cesión del escenario de autos al Ayuntamiento de Pamplona a fin de celebrar diferentes actos con motivo del Día Internacional de la Mujer el 12 de marzo de 2019, si bien mayoritariamente todas las resoluciones de esta naturaleza se suelen adoptar por la Concejalía Delegada, con la única diferencia entre las dos consistente en que se ha eliminado la mención expresa a que queda prohibido que se realice con el bien cualquier actividad de “exaltación del terrorismo”; no obstante ambas resoluciones contienen la prohibición expresa de realización con el bien de cualquier actividad de índole “xenófobo, homófobo, o de contenido sexual, pornográfico, violento o repulsivo que pueda dañar la sensibilidad”.

También consta acreditado, en virtud del oficio cumplimentado por el Ayuntamiento de Alsasua-Altsasuko Udala que la entidad “Altsasukoak aske” se encuentra inscrita en el registro municipal de entidades desde el
día 5 de agosto de 2019, como colectivo.

También acreditan que la operación de montaje y desmontaje del escenario en la Plaza del Castillo de los días 12 y 13 de abril de 2018 supusieron un gasto para el Ayuntamiento del Valle de Egüés de 926 euros,

De esta forma, dice el auto, que las diligencias practicadas han demostrado que Etxeberria procedió a ceder gratuitamente un bien patrimonial del Ayuntamiento del Valle de Egüés a otra entidad local como es el Ayuntamiento de Pamplona y a una serie de colectivos de personas físicas, a través de una resolución administrativa fue finalmente fue revocada por el TAN.

Pues bien, todos estos elementos fácticos permiten concluir que la conducta realizada por Etxeberria no alcanzó la entidad suficiente como para subsumirse en el tipo penal de prevaricación.

No ha quedado acreditado de ningún modo y ello, a pesar de las numerosas diligencias de investigación practicadas, que dicha resolución de Alcaldía fuera objetivamente contraria a Derecho, esto es, que fuera ilegal por haberse dictado con carencia absoluta de competencia, con omisión de trámites esenciales del procedimiento administrativo o que, el propio contenido sustancial de la resolución sea de tal entidad que no pueda ser explicada con una argumentación técnico-jurídica mínimamente razonable, más bien al contrario.

En este sentido, nos encontramos ante una resolución de Alcaldía, adoptada, por lo tanto, por el más alto representante del Gobierno Local del municipio del Valle de Egüés y no por un Concejal en delegación de las funciones que corresponden al primero; tras la petición formal y telemática cursada y registrada, nada menos, que por una Concejala de Cultura e Igualdad del Ayuntamiento de Pamplona, es decir, de otra representante de una entidad local limítrofe, a la cual el Alcalde ofreció una respuesta motivada y fundada en Derecho, si bien errónea jurídicamente, a juicio del Tribunal Administrativo de Navarra.

En otras palabras, el Alcalde carecía de competencia para la decisión que tomó, no prescindió de ninguna norma esencial del procedimiento administrativo al hacerlo y fundó su respuesta en una fundamentación
técnico-jurídica mínimamente razonable, como defendió en sus alegaciones
al recurso de alzada pero, a la postre, paupérrima, inadecuada, débil o incorrecta. Dicho de otro modo, consideró, erróneamente como se ha demostrado posteriormente el TAN, que la actuación que llevaba a cabo con
la cesión del escenario al Ayuntamiento de Pamplona y a los colectivos aludidos anteriormente se encuadraba en los requisitos que el art. 128 de la
Ley Foral.

Es más, de ningún modo se ha acreditado que la decisión del Alcalde se hubiera realizado con la finalidad de hacer efectiva una voluntad particular del mismo y con el conocimiento cierto de que obrando así, lo hacía contra Derecho, como igualmente la jurisprudencia aludida exige.

Tampoco ha quedado patente el elemento subjetivo del delito en el proceder del Sr. Etxeberria, es decir, no ha llegado a acreditarse que con el dictado de la resolución aludida hubiera actuado a sabiendas de su injusticia, conociendo el carácter arbitrario de la propia resolución.

Finalmente, ha quedado acreditado que la cesión del escenario tampoco comportó ningún resultado materialmente injusto para el Ayuntamiento del Valle de Egüés, pues, supuso una colaboración a título gratuito e institucional con otro ente local que carece de escenarios en su haber, como es el Ayuntamiento de Pamplona; operación de cesión que, a pesar del coste de 926 euros en que se valoró la misma, no propició ningún dispendio de recursos municipales al Ayuntamiento del Valle de Egüés superior a los que ordinariamente se abonan a los trabajadores de mantenimiento y obras del municipio, como ha demostrado tanto el oficio cumplimentado por la Intervención como las testificales del encargado y el operario de servicios múltiples del ente local.

Por los motivos expuestos, procede sobreseer libremente la causa para el Sr. Etxeberria Goñi por el delito de prevaricación y malversación de fondos públicos.