El ex alcalde de Egüés será juzgado en la Audiencia de Navarra por el caso del ordenador de una edil de UPN

Alfonso Etxeberria

En un auto, los magistrados desestiman el recurso, basado en una petición de la realización de una prueba pericial que la juez instructora del caso en el Juzgado de Aoiz ya rechazó en su momento

La Sección Primera de la Audiencia de Navarra ha desestimado el recurso de apelación contra la apertura del juicio oral contra el ex alcalde del Valle de Egüés, Alfonso Etxeberría (Geroa Bai) y contra un vecino informático por sendos delitos de descubrimiento de secretos.

En un auto, al que ha tenido acceso Pamplona Actual, los magistrados desestiman el recurso, basado en una petición de la realización de una prueba pericial que la juez instructora del caso en el Juzgado de Aoiz ya rechazo en su momento.

En concreto, planteaban una pericial informática sobre si se había suscrito con ANIMSA un contrato de mantenimiento o asistencia respecto a esos ordenadores, ya que asegura la defensa de Alfonso Etxeberría que se alegar la inexistencia de ánimo o voluntad de invadir una esfera privativa ajena sino recabar información de ésta, en cuanto a términos de gestión y facultades delegadas era quien, después del alcalde y presidente del consejo más facultades y poder de decisión acumulaba. “No es ocioso conocer si la misma conducta que la denunciante, via acusación, exigió al demandado, ella misma cumplió respecto al borrado de datos que dice haber hecho”, alegaba.

Sin embargo, los magistrados desestiman estos argumentos al recordar que la ley de enjuiciamiento criminal establecen unos plazos máximos de práctica de las diligencias de instrucción.

Para los magistrados “la práctica de esas diligencias no puede ofrecer datos de interés, de relevancia suficiente en orden a la aportación de elementos que avalen la tesis de la parte apelante de la inexistencia del delito de que se trata, siquiera a los efectos propios de esta fase del procedimiento”.

Los magistrados de la Sección Primera recuerdan que “debe tenerse en cuenta que se atribuye al recurrente una actuación que pudiera constituir un delito de descubrimiento y revelación de secretos cometido por funcionario público , con base a unos hechos que no solo alcanzan a haber procedido a examinar el contenido del ordenador de la señora Potau, recuperando archivos y datos que habían sido eliminados por ella, como fotos personales, familiares e íntimas de la misma, sino que además se le imputa haber facilitado su misionado a determinados concejales del ayuntamiento de Egüés, miembros del Consejo de Administración de la Sociedad Pública Andacelay, y haber confeccionado un dossier que incluía fotos de viajes familiares de la denunciante”. “En relación con estos últimos hechos, poco pueden aportar de relevancia las diligencias interesadas”, finalizan los magistrados que comparten así los criterios de la instructora para abrir juicio oral en la Audiencia de Navarra.

El caso, en la Audiencia

El caso será enjuiciado por la Audiencia de Navarra, dado que Alfonso Etxeberría se enfrenta a penas de cárcel que oscilan entre los tres años y medio y los siete años y medio por el caso del espionaje de un ordenador de la ex edil del consistorio, por UPN, Carolina Potau. 

El ministerio fiscal solicita para el ex alcalde de Egüés la pena de cuatro años y 3 meses de prisión, y una inhabilitación absoluta por tiempo de 8 años y el abono de las costas procesales. 

El otro afectado por la situación generada en la opinión pública, el ex alcalde de UPN en El Valle de Egüés, Josetxo Andía pide para Etxeberría un total de 3 años y seis meses de prisión.

Las dos afectadas, Carolina Potau y Estefanía Clavero, también edil de UPN en aquel momento y afectada por las revelaciones de los datos personales, piden siete años y medio de cárcel para el ex alcalde y condenas de inhabilitación absoluta para cargo público por un total de 18 años para Etxeberría y una indemnización de 30.000 euros por daños morales y civiles, solidaria con el otro imputado en la causa, un informático amigo del ex alcalde que ayudó a recuperar los documentos del ordenador de Carolina Potau, propiedad de la sociedad Andacelay y que había sido utilizado durante cuatro años por Carolina Potau en su cargo de secretaria y contable de la sociedad, hasta su dimisión en noviembre de 2011. 

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Pamplona Actual se señala que “los datos recuperados habían sido previamente borrados por la Sra. Potau del ordenador, para protegerlos por tratarse de datos de carácter personal, incluidos multitud de fotografías y archivos de carácter íntimo y familiar, que gozan de facultades de exclusión absoluta frente a terceros” y se recuerda que “la contabilidad de la sociedad Andacelay que estaba en el ordenador, fue entregada por Carolina Potau al auditor Fermín Elizalde que sustituyó a carolina Potau en las labores de llevanza de contabilidad de la sociedad Andacelay”.

Consideran las denunciantes que el ex alcalde “con el único ánimo de conocer el contenido del ordenador y descubrir los secretos de la Sra. Potau y vulnerar su intimidad, sin mediar consentimiento de la Sra. Potau y fuera de cualquier procedimiento legal o administrativo, llevó o permitió que se llevara el ordenador Sony Vaio desde las dependencias municipales al domicilio de su amigo” quien “durante por lo menos 5 días, del 8 al 13 de enero de 2013, procedió, mediante distintos programas informáticos de recuperación de archivos, a recuperar toda la información que previamente fue borrada por la Sra. Potau”.

Añaden que el informático “sin ninguna relación laboral, funcionarial o contractual con el Ayuntamiento del Valle de Egüés o con la sociedad Andacelay, y careciendo así mismo de cualquier titulación en materia informática, instaló en el ordenador diversos programas de recuperación de datos, recuperando la información que había sido eliminada por su usuaria, incluyendo multitud de fotografías de carácter íntimo, personal y familiar, aun a pesar de que los programas utilizados permitían visualizar el contenido de los archivos antes de su recuperación”. 

Aseguran en su escrito que posteriormente “el señor Echeverría trasladó nuevamente el ordenador a dependencias municipales y convocó en fecha 14 de enero de 2013, un consejo de administración de Andacelay” y que “consciente de la afectación a la intimidad de los archivos que iban a ser mostrados, hizo firmar a los consejeros un cláusula de confidencialidad tras lo que procedió a exhibir todo el contenido recuperado al resto de consejeros de la sociedad, todos ellos consejeros y concejales del Ayuntamiento del Valle de Egüés”. 

El escrito asegura que “los consejeros citados visualizaron la totalidad de la información recuperada, incluyendo las fotografías de carácter íntimo, personal y familiar de la Sra. Potau y en las que aparecían entre otros, la Sra. Clavero y el Sr. Andía realizando actividades de ocio absolutamente privadas”.Poco después, y a “instancias del Sr. Echeverría, se convocó una rueda de prensa en la sala de plenos del Ayuntamiento del Valle en la que se facilitaron a los periodistas que allí acudieron un dossier explicativo de los datos recuperados, describiendo y haciendo público el contenido de muchas de las fotografías recuperadas de carácter personal de la Sra. Potau, en las que también aparecían la Sra. Clavero y el Sr. Andía, en dos celebraciones del cumpleaños del Sr. Andía”. 

“La inmediata consecuencia de la meritada rueda de prensa fue que, los días posteriores, se publicaron multitud de noticas en los medios locales cuestionando la gestión municipal de los cargos de UPN, solicitando la dimisión de Josecho Andia y Estefania Clavero calificando el contenido de las fotografías de “burdo, vergonzoso, impresentable o indignante”, y acusando a los mismos de supuestos amaños y corrupciones políticas, con el consecuente daño moral, político y de imagen, que generaron dichas noticias a los tres afectados”, añade el escrito de acusación. 

Consideran que “así mismo, y en el pleno ordinario de 7 de febrero de 2013, en el que se entregó el dossier aportado en la denuncia con las fotografías realizado por el Sr. Albero, se vierten una gran cantidad de acusaciones, descalificaciones y difamaciones tanto al Sr. Andía a la Sra. Clavero y a la Sra. Potau, que se recogen en el acta del pleno de dicho día. A dicha sesión plenaria, pública, acudieron decenas de vecinos del Valle de Egüés”, dicen en el escrito y recuerdan que “tan sólo un mes después, el 7 de marzo de 2013, el Sr. Andía dimitió como Alcalde del Ayuntamiento del Valle de Egüés, cargo para el que fue elegido el Sr. Echeverría el 19 de marzo de 2013”. Quizás también le interese: