El Ayuntamiento de Pamplona creará dos nuevas zonas de esparcimiento canino

Dos de las zonas estarán ubicadas en los barrios de San Jorge y Txantrea

Este año, Pamplona contará con dos nuevas zonas de esparcimiento canino (ZEC), que serán remodeladas en las comunidades de San Jorge y Txantrea. En concreto, las áreas se instalarán en el parque fluvial del río Arga en las inmediaciones de la calle Santa Vicenta María y en la calle Corella. 

Además, está previsto cerrar otras dos áreas, todavía sin determinar, que cuentan con cubos de basura para excrementos de perros y suelen utilizarse para para el esparcimiento. Estas dos ZEC se unen a las dos estrenadas el año pasado en la calle Magdalena del barrio de Txantrea, cerca del CIP Virgen del Camino, y en Mendebaldea en el paso Premín de Iruña. 

Por otra parte, en 2019 se instaló una zona de esparcimiento canino en Lezkairu, entre las calles Mutilva Alta e Isabel Garbayo. El coste de una zona de recreo canina, con vallas perimetrales, papeleras, mobiliario urbano o material de iluminación, asciende a unos 15.000 euros.

Características de las zonas ZEC

En primer lugar, se busca que estas zonas ZEC tengan una gran superficie para que los animales se puedan esparcir, preferiblemente en áreas verdes, que estén valladas con una altura de 1,2 metros, con entrada accesible para las personas y la maquinaria de mantenimiento. 

En algunos casos, si existe una tubería de agua potable cerca, el espacio tiene una fuente para que beban los animales. Asimismo, tendrá lugares de estancia para que las personas puedan acompañar a los perros en bancos y sombreo. 

En Pamplona, las zonas de esparcimiento canino se pueden identificar mediante un cartel que recuerda la importancia de recoger las deyecciones y vigilar a los animales sueltos. Esto debido a la negligencia de algunos dueños quienes transitan con perros potencialmente peligrosos y sin adoptar las medidas de seguridad necesarias. 

Precisamente, un hecho que causó indignación en las redes sociales fue la grabación del ataque de un perro de raza Husky a tres canes en el Parque Hundido de la Ciudad de México, causando la muerte a uno de ellos. Por este motivo, tanto dentro como fuera de la ZEC, la mascota debe usar bozales para evitar mordiscos y peleas con otros perros, además de estar atado en caso sea peligroso.

En la actualidad, Pamplona cuenta con un total de 22 zonas de esparcimiento caninas cerradas, a las que próximamente se añadirán las dos nuevas ZEC ya mencionadas. Además, existe una zona semi cerrada en los fosos frente al Edificio Singular y otros nueve emplazamientos amplios y abiertos, los cuales están reforzados con papeleras rojas de recogida de excrementos, pues también están destinados a esparcimiento canino.

Finalmente, los espacios en que se observa habitualmente la presencia y esparcimiento de perros, pero en los que no se podría perimetrar la zona, se van a equipar con contenedores rojos para almacenar los desechos de las mascotas, aunque no se haya instalado un vallado. De esta manera, se han dispuesto 158 contenedores rojos.