EH Bildu presentará una moción para definir de forma definitiva el futuro de Erripagaña

En mayo de 2010 se aprobó definitivamente el PSIS de Erripagaña por el Gobierno de Navarra con objeto de ordenar y planificar urbanísticamente un ámbito territorial perteneciente a cuatro municipios. Un PSIS con problemas importantes de diseño y planificación. Mediante un decreto foral, en mayo de 2014 fueron regularizados los límites de los términos municipales de tres de los municipios afectados. 

El 15 de octubre de 2016, hoy hace exactamente 3 años, se firmó un acuerdo marco entre los cuatro municipios entre los que está repartido, Pamplona-Iruña, Burlada-Burlata, Valle de Egüés-Eguesibar y Uharte. Su objetivo inmediato era establecer “las líneas básicas de colaboración y coordinación en la prestación de varios de los servicios públicos municipales en el ámbito específico del PSIS Erripagaña con el fin de conseguir el mayor grado posible de eficacia y eficiencia en su gestión.” Para ello se incorporaron a ese convenio tres anexos para coordinar materias como la limpieza viaria, el mantenimiento de las zonas vedes o las labores de las policías locales. Y se creaba el Consejo intermunicipal de Erripagaña para la coordinación, la incorporación de nuevas demandas de mejora del barrio y la participación ciudadana a través de sus asociaciones vecinales. 

En ese momento Erripagaña contaba con 3.770 habitantes, pero está previsto un desarrollo de hasta unas 4.000 nuevas viviendas en Erripagaña, la mitad de ellas con algún tipo de protección (VPO o VPT), con las que el barrio podría contar a futuro con 13.000 nuevos vecinos. 

En ese momento de la firma del convenio ya se era consciente de la provisionalidad del mismo y por ello también incluía una cláusula dentro del capítulo dedicado a los objetivos básicos, la 4.2, que decía que “No obstante lo anterior, los municipios firmantes consideran la que el presente convenio sólo constituye una solución provisional a la gestión unitaria del ámbito de Erripagaña, y por dicho motivo asumen como objetivo a medio-largo plazo el de una solución definitiva de dicha gestión que, a su juicio, ha de pasar muy probablemente por la asignación de dicho ámbito a un número de municipios inferior al actual.” 

A todo lo anterior habría que añadir que en la parcela destinada a actividad comercial propiedad de Pamplona Distribución SA y ligada a la empresa E.Lecrerc, esta promotora ha propuesto recientemente una modificación importante del PSIS para reducir esa actividad comercial y aumentar significativamente el número de viviendas. También existe la posibilidad de llegar a modificar el PSIS para atender una demanda puntual de traslado o reducción de una parcela edificable pública propiedad del Gobierno de Navarra. Todo esto llevó a una reunión conjunta de valoración por parte de los municipios y del Gobierno de Navarra que trabajó con la idea de que quizás sea el momento de realizar un análisis conjunto y definitivo de las condiciones de este PSIS tanto en materia de vivienda como de concreción de los equipamientos y su ubicación. De hecho, ya existe un compromiso por parte del Gobierno de Navarra para la construcción de un centro de salud en los próximos tres años. 

En consecuencia, pasados tres años desde que se firmara el convenio marco de colaboración y encontrándonos en un momento de definición del futuro del barrio tremendamente importante en materia de vivienda y equipamientos, parece razonable pensar que este es el contexto apropiado en el que el barrio de Erripagaña tome las decisiones precisas para definir el futuro del mismo a largo plazo. 

Por ello, desde EH BILDU creen que la situación de Erripagaña debe despejarse para beneficio y tranquilidad del vecindario de este barrio y que ha llegado el momento de diseñar un proceso participativo amplio e intenso en el que participemos los cuatro ayuntamientos, el vecindario de Erripagaña y el Gobierno de Navarra y que nos permita tomar decisiones de forma consensuada y coordinada. 

Por ello, presentan la siguiente moción:

I-nvitar a los Ayuntamientos de Pamplona, Burlada-Burlata y de Uharte a configurar conjuntamente, siguiendo las previsiones ya pactadas en el Convenio Marco de 2016, una mesa de trabajo al que se sumarían el Gobierno de Navarra, representantes vecinales de Erripagaña y de los grupos municipales de estos municipios. El objetivo básico es debatir sobre el futuro de Erripagaña y proponer medidas a adoptar a aquella Administración que deba tomar cada de las decisiones según su ámbito competencial. En concreto y sin ánimo de ser un listado cerrado los temas a debatir y desarrollar serían: 

– Análisis socio urbanístico del barrio de Erripagaña y su vinculación más adecuada con su entorno social y geográfico, con especial interés en la armonización, coordinación y aprovechamiento de los equipamientos existentes en ese entorno y de los futuros a implantar en este barrio. – Propuesta de modificación del PSIS de Erripagaña sobre la base de este análisis.

– Diseño y metodología para la celebración de una consulta ciudadana entre el vecindario de Erripagaña con el objetivo de definir su vinculación administrativa futura, al modo en que ya se hizo en los años 90 en el Valle de Egüés-Eguesibar con respecto al actual barrio de Mendillorri.