Descubre cuáles son las diferencias entre los robots y los cobots

Las tendencias por lo general son conocidas en primera instancia por expertos y grandes industrias que suelen estar pendientes de las innovaciones tecnológicas que puedan mejorar la productividad de sus empresas. Pero también, ante la evidencia de la cantidad de beneficios que traen aparejados los nuevos dispositivos, aparecen interesados en conocer de qué se trata. Por ello, en esta nota te contamos algunas de las diferencias más relevantes de la tendencia del momento, los cobots, en la relación a los robots.

Ambos tipos de dispositivos se encuentran en el proceso de trabajo y se vinculan a la producción en masa, y por tanto, a la búsqueda de mayor rentabilidad. En primer lugar, los robots son de un tamaño considerablemente mayor, y más rústicos en su funcionamiento. Ante esto, el cobot es en comparación, de menor tamaño lo que le permite no solamente ocupar un menor espacio, sino también, adaptarse a ser trasladado a otros espacios dentro de una industria.

En cuanto a la seguridad, podemos considerar a los robots industriales como con más aspectos que le confieren un  poco más de peligrosidad en comparación a los cobots. La dinámica y movimientos de los robots, suelen ser bruscos y complejos, y al ser aparatos muy pesados, hay que mantenerlos con reparaciones y revisiones constantes. Su instalación, está acompañada de necesarias barreras de seguridad que señalicen su presencia y adviertan a las personas que se encuentren trabajando. En este rubro, los cobots cuentan con una programación de sensores que le permiten detenerse instantáneamente ante imponderables como una obstrucción.

Es así que dado que los cobots no requieren de anexar barreras de seguridad y la separación tajante respecto a los trabajadores, que posibilita la complementariedad total con el trabajo humano. En caso de que ocurriese algún accidente como un contacto involuntario entre un trabajador y un cobot, dado su ligereza, el golpe debiera ser mínimo.

Una de las diferencias principales, son las tareas que pueden realizar. Un robot tradicional, es diseñado e instalado orientado a una o dos tareas principales de forma óptima.  Un cobot o robótica colaborativa, también se instala con el objetivo de que cumpla de manera eficiente una o dos funciones, pero cuenta con la posibilidad de ser re programado y adaptarse a otras funciones. La reprogramación puede realizarse con una capacitación previa sin necesidad de contratar expertos en robótica, y dada su ligereza y liviandad, puede ser fácilmente re localizado en otro sitio de la industria.

Asimismo, en cuanto al impacto en la mano de obra, un dato no menor, también encontramos diferencias. Por un lado, un robot tradicional es diseñado para realizar una tarea que sustituye la actividad laboral de uno o más trabajadores, dado su capacidad de eficientemente trabajar en pos de producir de manera masiva. Por su parte, el cobot no sustituye, sino que complementa la mano de obra humana, trabajando junto a él, o la persona utilizando el cobot. Además, el cobot cuenta con un diseño que le permite realizar sus actividades hasta 24 horas continuas.