Coronado, Sobera, Casillas y la imagen de marca de los juegos digitales

La llegada de internet ha cambiado nuestra forma de comunicarnos con el mundo. Las pantallas se han convertido en los mejores medios de contactar con quienes antes lo hacíamos por teléfono, e internet nos ha abierto un gran abanico de posibilidades modificando la manera de interactuar con la realidad. Para lo que antes necesitábamos salir a la calle, ahora podemos hacerlo sentados en nuestro escritorio delante de nuestro ordenador: podemos comprar comida, ropa, aprender a construir una estantería y pasar nuestros ratos de ocio haciendo lo que nos gusta sin tener que salir de casa.

Pero a pesar de las oportunidades que tiene el ocio por internet, el cambio digital ha llegado tarde para una generación que se hizo adulta antes de que internet formara parte de sus vidas. El recelo y la falta de conocimiento de un mundo que está fuera de su realidad hace que muchos se posicionen lejos de las opciones que en materia de ocio les puede ofrecer la digitalización y es ahí, donde la publicidad de las compañías tienen que preparar su contraataque. Las casas de juegos de casino, poker y apuestas saben que hay un público objetivo que aún no se ha subido al carro de jugar por internet. Para ellos, para captarlos y acercar sus productos a sus intereses, han dado un giro promocional buscando embajadores de su marca con los que puedan sentirse identificados y, de paso, eliminar prejuicios.

Muchas de estas salas de juegos han contado con deportistas de élite para promocionar sus productos. Pokerstars tuvo en su cantera de embajadores a Nadal, Ronaldo o Boris Becker con los que querían promocionar cualidades como la competitividad o el afán de superación propios de los encuentros deportivos. De esta forma, atraería al juego online a aquellos que sintieran afinidad por el mundo del deporte y se identificaran con sus valores. Sin embargo, no debió resultar tal y como esperaban ya que la sala de juegos online se fue desvinculando de esta táctica.

Con Sportium, sin embargo, encontramos el caso contrario. Al estar situada entre las mejores casas de apuestas deportivas, la identificación de la marca con el mundo del deporte está reforzada. Para su promoción en España, la sala se ha identificado con la imagen de algunos de los mejores representantes del fútbol de nuestro país. Por eso, en el 2012 contó con la colaboración de Santi Cañizares, en el 2014 con Jose Antonio Camacho y, este año, para el mundial de Rusia, cuenta con la imagen de Iker Casillas para remover la memoria de los más nostálgicos. Además, su reciente renovación con el Oporto avala que la carrera deportiva del guardameta aún no ha terminado.

Pero, sin duda, los más valientes han sido Bet365 y la sala 888 donde se puede jugar al poker sin depósito. Estas casas de juegos han querido apostar por llevar su marca a un público situado en la mediana edad, cuando hasta el momento los objetivos del ocio digital han centrado su diana en los jóvenes adultos. Para acercarse a este nuevo target, las salas han contado con dos personajes de renombre como son José Coronado y Carlos Sobera, último fichaje de la sala de los tres ochos. Los dos son actores son personas respetadas tanto dentro como fuera de las tablas y, a pesar de pertenecer al mundo de los famosos, siguen causando respeto allá donde van.

A José Coronado lo hemos visto como imagen de marca de firmas muy diversas como Activia o Valor. Según declaraciones de la marca de chocolate, la elección de Coronado se debió a que representa a la perfección los valores de la empresa como la autenticidad, intensidad y singularidad. Por su lado, Bet365 lo eligió por la seriedad del actor, su atractivo y su honestidad, valores que quiere transmitir la sala de juegos en un ámbito en el que los profesionales del sector son denostados porque algunos los acusan de falta de credibilidad.

No es de extrañar que los movimientos de 888 fueran hacia esa dirección y se decantaran por un profesional de los medios cuyo perfil es parecido al de Coronado: Carlos Sobera. El actor y comunicador también tiene experiencia siendo la imagen de marcas tan dispares como el lácteo Danacol, un lácteo que ayuda a reducir el colesterol, y Cofidis, la concesionaria de créditos y préstamos, firmas que buscaron en el presentador la veracidad que transmite. Desde el pasado mayo, Sobera es la nueva cara de todas las ofertas de ocio de la sala de juegos, tanto poker como casino o apuestas deportivas. Las razones por las que 888 se ha decantado por elegir al presentador es porque representa valores como la cercanía, amabilidad y diversión que son los que la sala quiere transmitir a su público y con los que se identifica. Además, un minucioso estudio que se realizó tanto entre los usuarios de la web de juegos como al público en general le dio a Sobera un 8 sobre 10 en credibilidad.

Tanto la elección de Coronado como de Sobera demuestran una declaración de intenciones de las dos salas de juegos online de intentar acercarse a un tipo de público que aún no está habituado a consumir ocio de manera online, como ya lo están los más jóvenes. La credibilidad que destilan estos dos comunicadores, así como la franja de edad en la que están, los convierte en grandes imanes de un público que aún está por conquistar pero que puede llegar a ser grandes consumidores de diversión por internet. Las imágenes de las marcas cambian como lo hacen los hábitos de sus consumidores y eso, claro está, también ha llegado al gran mercado de los juegos digitales, consecuencia directa de la era virtual en la que nos encontramos.