Aire contaminado por ozono afecta al 46 por ciento de la población en Navarra

Foto: Ayuntamiento del Valle de Egüés

De acuerdo con el informe presentado por Ecologistas en Acción, el 46% de la población, específicamente el 298.000 habitantes del territorio navarro, estuvieron expuestos a niveles insalubres de ozono el año pasado. 

La investigación recopiló datos entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2019 en 480 estaciones oficiales de medición de ozono repartidas por el territorio español, 9 registrados en Navarra. 

En lo que respecta a la Comunidad de Navarra, las referencias apuntaron que el ozono troposférico es el contaminante atmosférico que afecta anualmente a la población. Sus efectos sobre la salud dependen de su nivel de concentración, y estos habrían aumentado durante el 2019, sobretodo en La Ribera de Navarra.  

La Agencia Europea de Medio Ambiente informó que la polución causa cada año entre 1.500 y 1.800 muertes en el Estado español. La principal causa del contaminante sería el cambio climático, pero también se produce a partir de otros contaminantes emitidos por los vehículos, la actividad industrial y la ganadería intensiva. 

Sin embargo, a pesar del problema mencionado habría inactividad por parte del Gobierno de Navarra. Por esta razón, Ecologistas en Acción acordaron denunciar la preocupante situación ante el Tribunal Superior de Justicia de Navarra. Y es que, los principales afectados serían los niños, personas mayores, mujeres embarazadas y enfermos cardio respiratorios crónicos. 

Según la OMS, la contaminación por ozono debe abordarse como un problema sanitario de primer orden. Por tanto, es fundamental tomar conciencia sobre el estado del aire y tomar medidas de prevención. Empezando por el aire que respiramos en casa, por ejemplo. 

Estudios han comprobado que podría estar entre 2 hasta 8 veces más contaminado que el aire del exterior. Teniendo en cuenta que pasamos alrededor del 80% de nuestro tiempo en espacios cerrados. Especialistas recomiendan ventilar los ambientes a primera hora de la mañana, durante media hora, y utilizar artículos que luchen contra la contaminación en espacios cerrados. 

Para esto, los fabricantes han promovido el uso de climatizadores y purificadores de aire que mejoran la calidad del mismo. Los climatizadores realizan un proceso de humificación que pasan el agua caliente a través de filtros de agua fría y lo transforman en aire frío y limpio, mientras que los purificadores realizan una filtración automática con el fin de asegurar el ambiente más limpio.

Organizaciones como la NASA también hacen hincapié en la importancia de purificar el aire en espacios cerrados. Un estudio determinó que algunas plantas podrían contribuir a la purificación del aire en casas y oficinas; concluyendo que la palmera de bambú, la lengua de suegra y la flor de paz son idóneas para purificar los ambientes. 
De esta manera, la conciencia en torno a la contaminación interior está más que justificada. Los recursos tecnológicos y naturales cumplen una tarea importante para combatir la contaminación y evitar problemas en la salud de las personas más sensibles.