“Iribas miente”

primera piedraCon el título de “Iribas miente”, la Plataforma “Construyendo Sarriguren Hazi eta Hezi” comunica lo siguiente:

“Iribas miente, y miente sabiendo que lo hace. Sí, el consejero de Educación, José Iribas, mintió en su comparecencia del pasado día 10 de diciembre ante la Comisión de Educación del Parlamento de Navarra. Y mintió no una, sino varias veces.

Claro, que igual él se cree que una cosa es mentir y otra disfrazar la realidad… pero mentir es mentir. Y mentir está mal, tal y como nos enseñan en el colegio (públicos, privados y concertados).

Él habló de capacidades, de no urgencias, de garantizar derechos de escolarización… pero sólo concretó una cosa: que no se va a construir ningún centro nuevo para el curso 2014-2015.

Según el consejero de Educación, la estimación de necesidades en Sarriguren para el curso 2014-2015 será la de la capacidad del actual centro tras la ampliación realizada. Primera mentira, porque no, señor, la capacidad ya se ha superado este mismo curso con la entrada de casi doscientos alumnos y alumnas de 3 años, o lo que es lo mismo, NUEVE aulas de 1º de Infantil. Una capacidad que supera ya los espacios actuales según la normativa vigente para este tipo de edificios. Y quien tenga la duda que la repase.

Según el consejero de Educación, el departamento sabe lo que hace y es el primer interesado en que las cosas se hagan bien. Mentira. No sabe lo que hace desde el momento en que ha tenido a sus propios trabajadores, mandos superiores y técnicos, trabajando durante varios meses junto al Ayuntamiento de Egüés para luego tirar su trabajo a la basura. Si supiera lo que hace, no perdería el tiempo ni se lo haría perder a los demás. Y en cuanto a que es el primer interesado en que las cosas se hagan bien… ¡ejem! Planificar dotaciones y firmar convenios por los que primero se felicitan y luego no se cumplen, no es hacer las cosas bien. ¿Verdad, Presidenta?

Según el consejero de Educación, no se busca chantajear a las fuerzas parlamentarias para que le apoyen los Presupuestos. Más mentiras. Y si no, escuchen las declaraciones de su compañero y portavoz parlamentario de UPN, Carlos García Adanero, pronunciadas escasas horas antes. Al menos, podían ponerse de acuerdo antes de contradecirse públicamente.

Según el consejero de Educación, dada la situación de crisis económica, Navarra no puede comprometer inversiones plurianuales. ¡JA! Una mentira más. Digan que no pueden comprometer las inversiones plurianuales que no les apetece comprometer. Ejemplos, los obvios y conocidos por todos/as. Por cierto, la partida económica para este proyecto ya estaba adjudicada y nada tenía que ver con el presupuesto del año que viene.

Y sigue mintiendo y seguirá mintiendo. Pero lo peor es que con sus mentiras se ríe de la ciudadanía y la ofende. Se ríe de toda una comunidad educativa, de todas las familias que apuestan por la educación pública en Sarriguren, de toda la corporación municipal, incluidos sus compañeros y concejales de UPN, que dieron su apoyo a la construcción del colegio para el curso 2014-2015 en un pleno municipal (aunque ahora mamá y papá les haya mandado recular). Y cuando se ríe, ofende; porque la risa en estos casos ofende.

 Y ofende porque, ajenos y ajenas a luchas políticas, a intereses partidistas, a quién se coloca la medalla de turno, a quien quiere ser protagonista y quien no… los niños y niñas de Sarriguren salen perdiendo y, con ellos, sale perdiendo, una vez más, la educación pública. Pero a él le da igual, porque con sus decisiones y sus actos demuestra lo que le importa la calidad educativa. Poco o nada. La calidad se mide para él, únicamente, en que los resultados de informes tipo PISA salgan bien de cara al exterior, que eso vende mucho.

Ahora bien, dice que los niños y niñas de Sarriguren tendrán garantizados sus derechos de escolarización. Usted concrete cuándo, cómo y dónde van a poder escolarizarse, y serán sus padres y madres quienes digan si sus derechos están garantizados o no. Porque todavía no ha dicho cuál es su plan. A poco más de un mes de que se abra el plazo de prematriculación, las familias de Sarriguren no saben ni qué opciones tienen, porque él y su departamento no han dicho todavía nada concreto. Sólo que caben, pero quienes están ya dentro se preguntan dónde: en los pasillos, en el patio al aire libre, en la caseta del gallo y de la gallina, en la pequeña huerta… ¿dónde? ¿Cómo pueden caber en un edificio de Infantil de 12 aulas, y hablamos sólo de aulas, los 21 grupos actuales, y que podrán ser 30 el próximo curso?

 Tampoco se quedó corto tachando a los demás de “temerarios” por, según él, crear alarma, y, según nosotros, presentar la realidad tal y como es. ¿Sabe lo que es ser temerario? Temerario es pretender y querer meter en unos espacios comunes creados para 675 alumnos a más de 1.100 alumnos. Eso sí es una temeridad.

Y dice que, además, echamos mierda sobre el propio tejado. En fin. Consejos vendo y para mí no tengo…

Iribas habla de compromiso para el curso 2015-2016. El problema es que aquí ya nadie le cree, se lo ha ganado a pulso. Llevamos oyendo hablar de compromiso desde 1998, no podemos fiarnos. No vaya a ser que le salga ese año electoral una cinta más jugosa que cortar que la del colegio de Sarriguren y vuelva a dejarnos en la estacada.

Antes de terminar, no queremos ser injustos, porque el consejero de Educación sí dijo una verdad: “que es obligación del Departamento de Educación hacer el colegio”. ¡¡¡Pues hazlo!!!

 Iribas debería ser valiente y decir la verdad, debería dejar de exponer excusas y decir por qué cuando su departamento tenía prácticamente el convenio firmado con el Ayuntamiento del Valle de Egüés, el Ejecutivo de Navarra se echó para atrás. Di la verdad y deja de mentir.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies