El Valle de Egüés inicia su “laboratorio de participación”

Una nueva iniciativa a nivel local para diseñar un Plan Estratégico de Participación Ciudadana

A lo largo de esta semana se han sucedido 4 reuniones de carácter institucional. Concejales y Concejalas, representantes de Concejos, colectivos pertenecientes al Consejo de Participación Ciudadana del Valle y personal municipal han validado el plan de trabajo para la elaboración de un Plan Estratégico de Participación en el Valle de Egüés.

Amaia Etxarte Iturralde, Concejala Delegada de Participación Ciudadana, Transparencia y Concejos, es consciente del interés existente en la ciudadanía del Valle y confía en que este trabajo ayude a organizar los cauces más adecuados.

Desde el área que gestiona se ha considerado junto, con el resto de responsables políticos, que es necesario activar cauces de participación efectivos, dado que los actualmente existentes no cumplen las expectativas.

La Participación Ciudadana es una prioridad en la actual legislatura, “pero somos conscientes de las dificultades que entrañan diversos aspectos. Por un lado está la diversidad del Valle como municipio, y por otro, las vías típicas de participación deliberativa: reuniones constantes y de todas las áreas municipales”. “Con este proceso buscamos sentar las mimbres para una participación efectiva de todos los agentes del Valle, en la política municipal: que cada uno de estos agentes, la ciudadanía en general incluida, encuentren foros en los que se sientan cómodos, para hacer sus aportaciones, con el objeto de conseguir un Valle mejor”.

Primeras opiniones:

Se han realizado, además, diversas aportaciones interesantes que servirán de punto de partida al Plan. La primera sesión se realizó con los concejales y concejalas del Ayuntamiento, en la que las aportaciones fueron de diversas. Se planteó la importancia de comunicar correctamente y dar voz a la población en cuestiones importantes. Igualmente se destacó la necesidad de incidir sobre colectivos que no tienen tradición de participar y dar voz a las personas desfavorecidas. Por otra parte, se habló de los métodos de participación, que van más allí de una votación.

En la misma línea, se trabajó con los Concejos que, entre otras cosas pusieron de manifiesto que las tecnologías de la información son una herramienta y facilitan la accesibilidad a ciertas personas, pero no llegan a todo el mundo. A veces una sencilla reunión vecinal, o las tradicionales trompetillas pueden servir. Sobre todo preocupa en los concejos la necesidad de motivar para la participación, que a veces es escasa.
Otras muchas personas han participado en estos primeros pasos de dados para la elaboración del Plan. Desde los colectivos preocupa la poca implicación del tejido asociativo en el Consejo de Participación y resaltan de nuevo, la importancia de una buena comunicación y motivación a la ciudadanía, a la vez que alertan de la necesidad de ajustar el volumen de reuniones y diversificar las acciones para evitar la
saturación.

Trabajadores y trabajadoras municipales también han aportado su granito de arena y en conjunto parece claro para todas las partes, que el escenario deseable es vivir en un municipio cuya población motivada proponga acciones y se organice, de manera que la función del Ayuntamiento sea la de plantear las mejores estrategias para facilitar dicha participación. Mejor esto que procesos muy institucionales de “arriba hacia abajo”.

Para qué sirve un Plan de Participación

Con estas sesiones, se ha iniciado un trabajo que durará 8 meses y cuya finalidad es lograr un ejercicio del derecho ciudadano a participar en los asuntos públicos municipales. Se van a abordar cuestiones relativas al cómo participar, sobre qué cuestiones, quién, cuándo y dónde. Utilizando para ello metodologías variadas que permitan a diferentes colectivos y personas la realización de aportaciones.

Participar puede ser algo puntual, como una votación para definir un proyecto en los presupuestos participativos; puede ser algo estable en el tiempo, como colaborar en un Comisión Municipal o en una asociación; puede orientarse también a la deliberación y la toma de decisiones compartida, como el trabajo que se realizó en 2016 para la definición de las líneas básicas del futuro planeamiento urbanístico; o al desarrollo de proyectos y acciones en la comunidad, como los conocidos auzolanes.

El nuevo Plan que se va a diseñar en estos meses busca facilitar el empoderamiento, mejorar la comunicación entre la ciudadanía y el Ayuntamiento,
establecer un nuevo marco de Gobernanza a nivel municipal. En última instancia lograr un municipio más sostenible, moderno y con una mejor calidad de vida.

¿Cómo puedo participar?

En las próximas semanas se va a realizar el buzoneo de una encuesta sobre necesidades e intereses en torno a este tema. Interesan todas las opiniones y por eso se hará llegar un cuestionario a todos y cada uno de los hogares. Para facilitar su devolución se habilitarán una serie de buzones de recogida en comercios, Concejos e instalaciones municipales. También se podrá cumplimentar a través de la web municipal. Un pequeño esfuerzo para la ciudadanía que revierte en el bien común.

Además se realizarán una serie de entrevistas en profundidad a colectivos y entidades especialmente relevantes en el municipio. Complementado con sesiones de trabajo y reuniones de asistencia abierta. Se invita a toda persona o entidad interesada a la participación en las mismas.

El proceso, diseñado y gestionado por la consultora especializada Arbuniés y Lekunberri Asociados, pretende ser una base previa de participación ciudadana que sirva de punto de partida para un nuevo modelo de participación a nivel municipal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies