Egüés tendrá que pagar 2.154,56 euros por la caída de una farola en Gorráiz

El Juzgado Contencioso-Administrativo nº2 de Pamplona revoca la resolución recurrida y declara el derecho de un particular a ser indemnizado con la cantidad de 210 euros y a la aseguradora del vehículo con la cantidad de 1.944,56 euros.

Contra la Resolución presunta desestimatoria, por silencio administrativo, de la reclamación realizada ante el Ayuntamiento del Valle de Egüés en fecha 25/10/2012 sobre responsabilidad patrimonial, en relación a daños ocurridos el día 28/04/2012 al colisionar la cabeza y luminaria de una farola en el vehículo propiedad y asegurado que lo tenía situado en Gorráiz.

La parte actora, funda su recurso en que el día 28 de abril de 2.012, el vehículo propiedad de la recurrente y asegurado por la compañía también actora fue golpeado por una farola sita frente a su domicilio en la localidad de Gorráiz, causando los daños reclamados. Señala que la administración no ha sido diligente en la conservación del mobiliario urbano, apuntando a que la empresa encargada del mantenimiento estaba realizando esas labores en las proximidades.

Señala que la administración no ha sido diligente en la conservación del mobiliario urbano, apuntando a que la empresa encargada del mantenimiento estaba realizando esas labores en las proximidades.

La caída de la luminaria de la farola, argumenta el Ayuntamiento del Valle de Egüés, no se ha producido por falta de diligencia del Ayuntamiento, puesto que se recoge la caída de la luminaria y que ese día la empresa de mantenimiento estaba revisando la localidad de Gorráiz, pero en otra calle. Alega, igualmente, que las luminarias penden del poste de la farola y resulta dudoso que cayera en el vehículo y que la base de la farola presenta una grieta, de haber sido golpeada por un vehículo, probablemente el asegurado por la recurrente.

Las fotografías aportadas muestran algún resto de piloto en el suelo, lo que evidencia que algún vehículo golpeó la farola, dice el Consistorio. “Las cabezas de la farola no se caen por sí solas”. Por otra parte, es una vía con escaso tráfico y tal como estaba aparcado el vehículo no pudo caer si no la golpeó el particular, dice la defensa del Ayuntamiento.

En el presente asunto y en base a la jurisprudencia que existe, para el Juzgado constan varias fotografías del automóvil accidentado y de la farola que cayó sobre el mismo, así como la peritación de los daños y la factura abonada por los codemandantes. A la vista de tales pruebas no “queda ninguna duda de la mecánica del accidente; la farola, la luminaria, no estaba correctamente colocada y cayó sobre el vehículo, causando los daños en la cuantía reclamada, sin que las conjeturas hechas por la administración y su aseguradora puedan desvirtuar tales hechos, por lo que se estima el recurso, se revoca la resolución recurrida y se declara el derecho de los codemandantes a ser indemnizados”.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.